jueves, 28 de mayo de 2015

Reseña: Fuera de mí, de Sharon Draper

Título: Fuera de Mí
Autora: Sharon M. Draper
Editorial: V&R
Cantidad de páginas: 279
Sinopsis: Melody es la más inteligente de toda la escuela…pero nadie lo sabe. Su memoria y capacidad son increíbles.La mayoría de la gente –maestros y médicos incluidos cree que es medio retardada, y asiste a un aula especial donde le repiten el abecedario una y otra vez.Si pudiera contarles a todos lo que piensa y lo que sabe…Pero eso es imposible, porque Melody no puede hablar ni caminar ni escribir… ni casi nada.Fuera de mí habla de una vida extraordinaria, plena de curiosidad y perseverancia. Una historia de superación que demuestra lo que somos capaces de hacer por el solo hecho de tener la dignidad de ser humanos.


Pongo la tapa del libro bien grande así les queda. Mírenla. Es linda no? Bueno, el libro es mucho más lindo. Infinitas veces. Es tan lindo, que debería ser leído en los colegios. Los padres, los maestros, los doctores, los actores, todos, deberían leer este libro. Nutrirse de la bella, directa y sincera prosa de Sharon Draper.
Hace tiempo que quería este libro, la historia me llamaba mucho pero esto de hacerle tanto barullo a los libros no me va. No niego (como ya dije) que la tapa del libro es hermosa, pero le hacen taaaaaanta propaganda a los libros que V&R saca ahora, que me saca las ganas de leerlo. Sin embargo, como este libro estaba en mi TBR shelf hace rato, me la jugué, lo compré y lo disfruté enormemente.
Fuera de mí es una hermosa historia sobre Melody, nuestra narradora, quien tiene 11 años y sufre de parálisis cerebral, lo que le impide realizar cualquier acción que la mayoría de la gente puede: caminar, comer, hablar, ir al baño, agarrar cosas con las manos, etc. Su vida, obviamente, no ha sido fácil puesto que tiene que tratar con personas que piensan que ella es una "retardada" (personalmente, siempre he odiado esa palabra, me parece discriminatoria y cruel. No la usen, por favor) e incluso hay un par (ejem...Molly y Claire) que creían que ella ni siquiera pensaba.  Pero, y ésta es la clave de todo, nosotros sabemos que no es así puesto que estamos dentro de su cabeza. Y ella piensa, piensa a colores, con sonidos, piensa con torrentes de palabras que nunca logran escaparse de esa hermosa cabecita porque Melody no puede expresarlas. La única forma que tiene de hablar es un tablero en el que tiene algunas palabras muy básicas, como "sí", "no", "gracias", "más" "ir", "feliz", etc., muy limitado que sirven solamente para cubrir sus necesidades básicas.

Tengo cuadriplejia espástica, también conocida como parálisis cerebral. Limita mi cuerpo pero no mi mente.

 Obviamente, nos encontramos con muchos personajes prejuiciosos, que nos hacen apretar los puños y querer matarlos. Nombro algunos porque a pesar de que muchos son niños, me dieron bronca igual: Molly, Claire, la Sra. Billups, el profesor Lento, el doctor Forte. Sin embargo frente a estos personajes prejuiciosos y crueles, Melody demuestra su fortaleza, su bondad y su dulzura, no se rinde a las circunstancias. Y lo mejor del libro: Melody no se la pasa compadeciéndose de ella misma. La autora no escribió este libro para que se victimice su protagonista, sino para mostrar la lucha de las personas cercanas a los que padecen esta enfermedad, los padres, los maestros, los ayudantes. No deja de lado algo tan claro y absoluto como es la pena y el dolor de Melody, pero nos muestra que no es ella sola la que sufre y que es un trabajo en equipo, del día a día. Nos enseña a no subestimar a estas personas simplemente por tener una discapacidad. Todos somos discapacitados a nuestra manera. 
Como dijo Sharon en su "Detrás de la historia": "Fui inflexible en que quería que nadie sintiera compasión por Melody. Deseaba que la aceptaran como personaje y como persona, no como un ejemplo de las personas con discapacidades. Melody es un homenaje a la lucha de todos los padres de niños discapacitados, a todos esos chicos incomprendidos y a todos los encargados del cuidado de estos niños en los diferentes momentos de sus vidas. "

"Todos utilizan palabras para expresarse excepto yo. Y estoy segura de que la mayoría de las personas no se dan cuenta del poder que poseen las palabras. Pero yo sí. Los pensamientos necesitan de las palabras y las palabras necesitan la voz".

Obviamente este libro no es pura lágrimas, Melody nos hace reír y morir de ternura. Tuvo momentos hermosos y le tocó una bendición de familia, tanto sus padres y su hermanita como la Sra. Violeta y Catherine o la maestra Shannon. Personas excepcionales que existen y que son ejemplos día a día para todos. Las mejores personas y los mejores modelos a seguir se esconden a plena vista. Si prestamos atención, es fácil encontrarlos.
Cuando vas leyendo cómo le gustaría a Melody hablar, decir tonterías, reírse, decirle a sus padres "los quiero", se te parte el corazón. Nosotros damos por sentado estas capacidades que tenemos y no nos damos cuenta que para otra persona son un milagro. Nos puede estar mirando, envidiándonos, y no nos damos cuenta porque vamos por la vida llevándonos todo por delante. Pero este libro pone un stop, nos dice "miren a su alrededor".
Y no hay que ignorarlo. 
En Fuera de mí afloran los sentimientos desde el primer momento, con una historia de vida conmovedora que nos hace llegar mediante un ser tan adorable y lleno de luz como lo es Melody, que nos demuestra que todo es posible con fuerza de voluntad. A través de sus ojos veremos el mundo de una manera distinta y cambiaremos nosotros, por dentro. 
Finalmente, como dijo Sharon en su "Detrás de la historia": "Esta novela también está escrita para aquellos que miran hacia otro lado, que fingen no ver o que no saben qué decir cuando se encuentran con alguien que enfrenta la vida con diferencias evidentes. ¡Simplemente sonrían y digan hola!"
Son 5 estrellitas muy ganadas. Nunca disfruté tanto de reseñar un libro como me pasó con éste. Gracias Sharon!!!
Si lo han leído, les ha gustado, etc., comenten que a mí me encanta charlar!
Les dejo de regalito, el principio del libro, para que vean cómo engancha y lo fuerte que es. Besotes!

"Palabras.
Estoy rodeada de miles de palabras. Tal vez, millones.
Catedral. Mayonesa. Naranja.
Mississippi. Napolitano. Hipopótamo.
Sedoso. Terrorífico. Iridiscente.
Cosquilleo. Estornudo. Deseo. Preocupación.
Las palabras siempre se arremolinaron a mi alrededor como copos de nieve. Frágiles y distintas, se derretían intactas entre mis manos. 
En lo más profundo de mi ser, las palabras se amontonan en montañas enormes formando frases, ideas conectadas entre sí, expresiones inteligentes, bromas y canciones de amor.
Desde muy pequeña-debía tener unos pocos meses de edad-, las palabras fueron obsequios dulces y líquidos que bebía como si se tratara de limonada. Casi podía saborearlas. Le daban sustancia al desorden en que se movían mis pensamientos y sentimientos. Mis padres siempre me rodearon de conversaciones: charlaban, murmuraban, verbalizaban y vocalizaban. Papá me cantaba y mamá me susurraba sus palabras de aliento al oído. 
Y yo absorbía y recordaba todas esas palabras que me decían cuando se dirigían a mí o hablaban acerca de mí. Una por una. 
No tengo idea de cómo desentrañé el complicado proceso de la formación de las palabras y del pensamiento, pero ocurrió rápida y naturalmente. Para cuando tuve dos años, todos mis recuerdos poseían palabras y todas mis palabras tenían significado. 
Pero sólo dentro de mi cabeza.
Tengo casi once años y nunca pronuncié una sola palabra"
 

Dorothy Gale Reseñas Template by Ipietoon Cute Blog Design