viernes, 7 de abril de 2017

Winter by Marissa Meyer

Hello my beautiful people! Como ven, hoy vengo con la última reseña de las Crónicas Lunares que va a haber hasta mayo que empiece la #LCStarsAbove. Estoy que se me pianta un lagrimón. Nunca me he sentido tan realizada como con esta saga, la verdad. Me había propuesto leerla toda para poder unirme a la #LCWinter, pero eso fue cuando se suponía que se leería Winter a finales de abril. Entonces, cuando yo recién iba por la mitad de Scarlet, me comunicaron que estaban adelantando la lectura e iban a empezarla mucho antes y yo dije “ya está, no llego, al menos lo intenté”.

 Y ahí fue cuando me intentaron convencer de apurarme con ese cuento de que “leemos solamente 40 hojas por día, acelerá la cosa y llegás”. Ay por favor, me tragué Scarlet  y Cress en cuestión de días y me uní a la #LCWinter cuando recién iban por la página 300 creo (el libro tiene 850 páginas). Y así como así me encontré con que me había leído tremendos ladrillos en muy poco tiempo y todos dentro del mes de marzo. Estoy shockeada.

Así que esa es la razón por la que ahora me agarró el bajón. Me terminé una saga espectacular en muy poco tiempo Y AHORA NO SÉ QUÉ HACER CON MI VIDA. No sé qué leer, no sé ni mi nombre!!!!! Jajaja pero bueno. Aún así, me queda algo para esperar (aka. #LCStarsAbove hurry up!) por lo que tengo que darle para adelante y tratar de enfocarme en otras lecturas. ¿Alguna vez les pasó algo como esto que les conté?

Anyway, me dejo de ir por las ramas y vamos con la reseña de este librazoooo:

Sinopsis: Había una vez... una joven princesa que era tan hermosa como la luz del día. Que era aún más hermosa que la propia Reina.
Cinder y sus compañeros lograron suspender la boda real. El nuevo plan es lograr lo imposible: la rebelión en Luna, pero un solo paso en falso puede acabar con la vida y los sueños de todos.
Lo que Cinder aún no sabe es que en Luna encontrará una aliada decisiva, una joven que con su belleza y su bondad puede ser la clave para destronar a la reina Levana.
¿Será Winter, la muchacha frágil e ingenua, la que les muestre a los lunares que existe una vida más allá de la manipulación y del terror?
En el último tomo de Crónicas Lunares, Marissa Meyer cierra maravillosamente una historia que te mantuvo en vilo, te enamoró de sus protagonistas y te hizo desear el tan esperado "y vivieron felices por siempre".

Como yo creo que ya han entendido gracias a mis reseñas previas, todos los personajes de los libros anteriores vuelven a compartir protagonismo en este libro en el que se introduce a los últimos dos protagonistas: Winter y Jacin, a quien ya vimos en Cress.

Queda claro entonces que este libro se titula Winter por la princesa Winter, hijastra de Levana, que es una chica muy hermosa que es enormemente querida por el pueblo de Luna. Sin embargo, tiene que soportar día tras día las burlas de los cortesanos por su enfermedad lunar, enfermedad provocada por su negativa a usar su don. La enfermedad lunar le provoca visiones y delirios, y aunque Levana y los suyos la consideran débil y patética, en realidad es una princesa con una fortaleza de hierro, pues todo sería mucho más fácil si simplemente usara su don y comenzara a manipular.

“Mi reina, todo el mundo piensa que la princesa es hermosa, pero ella no es rival para Su Majestad. Usted es la perfección.”

Mientras Winter está bajo el control de Levana, Cinder y los demás están buscando una manera de entrar en Luna y empezar una revolución. Necesitarán aliados para luchar contra el ejército de Levana, los taumaturgos y las manadas de lobos., para finalmente terminar con la tiranía de la reina.

La verdad es que Winter era un personaje que tenía muchas ganas de conocer. Esa cosa de estar medio loca medio cuerda me llamaba mucho la atención y no podía esperar para poder meterme en esa cabecita de ella. Sin embargo, aunque nunca lo logré del todo, no estoy del todo disconforme. La verdad es muy simple: tenemos muchos protagonistas contando la historia y participando en ella al mismo tiempo, por ende tiene lógica que nunca hubiéramos podido enfocarnos sólo en Winter. En lo poco que vimos de ella comprendí muchas de sus actitudes y no me decepcionaron. Ahora, la historia de amor con Jacin, guardia real y su mejor amigo, no me terminó de cerrar del todo.


Y ya que hablamos de Jacin, hablemos del hecho de que como pareja de Winter me cayó bien, pero como personaje individual, tenía ganas de eliminarlo de la historia totalmente. Me pareció el personaje más egoísta del mundo, que no le importaba si Cinder y la revolución triunfaban o no mientras que su querida princesita esté a salvo. Era capaz de traicionarlos a todos en dos segundos con tal de asegurarse que nada le pasara a Winter y, todo bien, pero era obvio que la única forma de que la princesa esté a salvo por siempre era si Cinder se hacía con el trono de Luna. Por ende querido, enfócate un poquito más en lo que importa y no seas un pollerudo.

Ya habiendo dicho lo poco que me gustó Jacin, hablemos de lo encantada que estuve con todos los personajes en este libro. Finalmente tenemos unas cuantas escenas esperadas entre las parejitas predilectas que van a dejar a todos los lectores suspirando. Pero no hay que acostumbrarse, que en este libro todo es acción constante y si en un momento te tienen suspirando, al siguiente estás llorando.

“-Vas a arreglarme de nuevo, ¿verdad?

-Claro que sí –respondió Cinder abrazándola-. Roto no es lo mismo que irreparable.”

En Winter tenemos prácticamente ya una guerra encima, así como muchos acontecimientos que necesitan un desenlace urgente. Asimismo, tenemos en escena a una decena de personajes y, algo que amo de estos libros, es la habilidad que tiene Meyer para irnos llevando por las historias de cada uno de estos personajes sin perder el hilo argumental. Me parece una manera increíble de narrar, que ya me había sorprendido gratamente en Scarlet pero pensé que quizás iba a resultar un poco complicada de mantener cuando se fueran sumando más personajes y la verdad es que no sucedió (con la excepción que ya dije sobre Winter).

Retomando la trama, es un libro cargado de acción. Temporalmente, todo ocurre en un lapso muy corto de tiempo, pero Marissa Meyer se toma su tiempo para describir los hechos desde la perspectiva de diversos personajes. Así, construye la tensión de una forma magistral hasta el momento cúlmine, al que para mí le faltó violencia (sí, violencia, leyeron bien jajjaa). Pero, así y todo, en ningún momento te deja respirar porque cuando creés que algo se solucionó, rápidamente surgen mil problemas más que te dejan en un estado de “cómo van a hacer para salir de éstaaa!”. No es un libro apto para personas con problemas cardíacos.



En resumen, fue un libro que disfruté enormemente y que me tuvo mordiéndome las uñas hasta el final mismo. Excelente para ser la conclusión de una saga. No puedo más que aplaudir a Marissa Meyer por la increíble historia que fue entretejiendo libro a libro que culminó con Winter y me dejó muy satisfecha. Recomiendo esta saga enormemente.


5 estrellitas! 

2 comentarios:

  1. Yo terminé ayer Cinder y me gustó bastante, aunque espero que mejore la saga. Besos^^

    ResponderEliminar
  2. ¡HOLA! Me he encontrado con tu blog, está interesante la reseña, quizás un día me animo a leerlo, saludos te sigo ya desde mi blog: http://irresistibleleer.blogspot.mx

    ResponderEliminar

 

Dorothy Gale Reseñas Template by Ipietoon Cute Blog Design